Realidad mixta

«Periodismo inmersivo» realidad virtual, aumentada y mixta en el periodismo.

Ciclo de Talleres sobre innovación, emprendimiento y creación de nuevos productos periodísticos organizado por LabProCom.

En el contexto del Ciclo de Talleres de este año sobre innovación, emprendimiento y creación de nuevos productos periodísticos organizado por el Laboratorio de Proyectos en Comunicación (LabProCom), hemos tenido el placer de hablar con Andrea Benítez.

Es especialista en realidad virtual, mixta y aumentada aplicadas al ámbito de la comunicación y el periodismo, actualmente es consultora en Prodigioso Volcán. Impartió el taller sobre «Periodismo inmersivo» que trataba la aplicación de las nuevas tecnologías de realidad virtual en el ámbito de la comunicación.

Durante el taller, los alumnos tuvieron un espacio para aprender a elaborar sus primeros contenidos en realidad aumentada. Andrea les llevó, paso a paso, por una guía para crear filtros de realidad aumentada en Instagram. Una herramienta que dijo “sencilla de utilizar, pero que puede viralizar fácilmente nuestro contenido en redes”

Después del taller pudimos hablar con ella.

 

¿Qué conocimientos técnicos crees que debe tener un periodista en este ámbito?

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta a la hora de enfrentarte a un proyecto de estas características, ya sea realidad virtual, mixta o aumentada, es que no todos los conocimientos los tienes que tener tú. Hay que pensar en equipos multidisciplinares.

Una persona que ha estudiado periodismo puede trabajar en crear toda la narrativa, la historia, y unirse a las personas con los conocimientos técnicos necesarios. ¿Por qué? Porque normalmente se necesita saber modelado 3D, conocimientos en programación, etc… Es decir, conocimiento que, a priori, se escapa de nuestra rama de conocimiento. Pero, no por ello, tenemos que dejar de lanzarnos a ello.

Mi consejo sería rodearse de un equipo multidisciplinar, que permita trabajar con este tipo de tecnologías. En los grandes medios de comunicación tampoco lo hace todo un periodista. Está bien tener conocimientos básicos sobre modelado 3D, sobre entornos de desarrollo, pero no porque tú vayas a ser el responsable directo de utilizar esas herramientas, sino para poder trabajar junto a los equipos que si que vayan a hacerlo.

¿Qué le dirías a un periodista que dijera “mañana mismo empiezo a trabajar con realidad virtual”?

Hay muchos cursos gratuitos, mucha formación accesible para todos, de gente que explican el funcionamiento de estas herramientas y cómo iniciarse en ellas. Lo más sencillo y con lo que yo empezaría: hacer filtros de Instagram de realidad aumentada. Toda la información y guías están en Internet. Y poco a poco, a partir de ahí, ir haciendo cada vez pequeños proyectos más ambiciosos. Poco a poco y quién sabe, igual te fascina alguna herramienta en concreto y te vuelves un experto en ella. Pero, primero, paso a paso.

En mi caso, soy periodista, pero he ido inclinándome más por el diseño y por el tema visual. Es un mundo lleno de posibilidades, y si se avanza con paciencia y calma se pueden encontrar nichos muy interesantes.

¿Cuándo crees que la realidad virtual, aumentada y mixta estará al alcance de todo el mundo? ¿Estamos ya en ese punto?

En mi opinión el panorama ha cambiado mucho en los últimos años, en beneficio de esta tecnología. Los dispositivos ya no son tan caros como antes, así que el tema económico ya no es un problema.

Es cierto que aún no todo el mundo utiliza la realidad virtual, pero porque, en mi opinión, todavía tenemos la idea de que es algo enfocado al mero entretenimiento. El público masivo lo asocia a los videojuegos y a las películas, no a algo que puedan utilizar para leer noticias, por ejemplo.

Es imposible prever si va a ser algo que utilicemos en nuestro día a día con absoluta normalidad, o si se quedará en una tecnología de nicho. Dependerá en gran medida de las apuestas que las empresas masivas hagan por este tipo de tecnologías. Si ellos muestran las bondades de una tecnología, esta calará en la sociedad.

¿Recomendarías a los proyectos de este año que, de alguna forma, intentaran incorporar a su campaña de preventa algún elemento relacionado con la realidad virtual?

Si, desde luego. Los filtros de realidad aumentada de Instagram, que hemos visto en el taller, son relativamente fáciles de hacer y tienen un gran impacto visual. Ayuda mucho a diferenciarse. Sabemos que en Instagram los formatos que mejor funcionas son los stories y los reels. Así que se trata de una gran oportunidad, por “tonto” que parezca el filtro, de llegar a mucha más gente. Quién sabe si nuestro filtro puede hacerse viral y encontrarnos de repente con que nuestro alcance se ha multiplicado.

Además, por supuesto, pueden utilizarlo para ir entrando en este mundillo de la realidad virtual y empezar a sumar al portfolio.