El Zara de los móviles, emprendido por jóvenes ingenieros españoles

Lo que empezó siendo un “juego de niños” está siendo una empresa sólida… y líquida. Y es que un grupo de jóvenes españoles que se conocieron estudiando Telecomunicaciones son hoy dueños de una empresa que facturará en 2014 más de 200 millones de euros. El doble que el año pasado, en plena crisis ¿Aún no sabes de qué empresa se trata? Ahí va una pista… en el spot de la empresa se dice de los españoles: “f*ckin’ spaniards!”

En efecto, es BQ, la ‘startup’ madrileña de tabletas, móviles y ereaders. El consejero delegado de BQ, Alberto Méndez, quien no llegó a acabar la carrera, nació en Carabanchel, el distrito más populoso de Madrid. Iván Sánchez, responsable de investigación, similar.

Aunque pueden, estos treintañeros no van de nuevos ricos. Viven de alquiler. Cobran igual que los especialistas sénior de su empresa. Nada de despilfarros. Y han creado más de 800 empleos. Han pasado de los 12 empleados hace cuatro años a los cerca de mil en 2014.

Como es de esperar, todo lo que ganan no les viene solo… su gama Aquaris de telefonía móvil les coloca en segunda posición del mercado español en terminales libres sólo por detrás de los coreanos Samsung y, por tanto, por delante de Nokia, Apple, ZTE… “casi nada”.

Sin cabida a debate, es todo muy meritorio. Y más teniendo en cuenta sus comienzos; para poder explicar el origen de BQ, es necesario volver atrás en el tiempo a 2003:

 

Ahora BQ presume de Marca España, ya que en 5 años han pasado de ser unos jóvenes con sueños a tener 1.000 empleados y liderar las ventas de teléfonos inteligentes. Y no se conforman con ello, quieren seguir compitiendo con las grandes multinacionales. De hecho, en el pasado noviembre de 2014 presentaron en Madrid sus nuevos productos: una tableta de 10 pulgadas y un smartphone de 5 pulgadas con tecnología 4G, además de una campaña publicitaria que ha dirigido el cineasta Alex de la Iglesia (que no es cualquier cineasta, pero eso es otro tema). En esta campaña se puede ver como hacen gala de sus méritos y del bajo precio de su producto. El eslogan del anuncio es “Tienes derecho a la tecnología”, un lema en paralelo con su proyecto educativo y su visión de llevar la tecnología a todos, sepan o no de tecnología.

En su momento, estos tímidos jóvenes se arriesgaron a lanzar su producto al mercado. Pero, conscientes de la tendencia a comprar por Internet y de la consecuente ruptura de los esquemas comerciales tradicionales, no lo lanzaron a un mercado cualquiera. Se dedicaron al mercado online. Pero no se encontraba atisbo alguno de publicidad de la marca BQ… de ahí su comparación con Zara, que carece de publicidad. Entonces, ¿cómo consiguieron asegurar su clientela? Lo que les dio el gran impulso fue algo deseado por toda empresa… y sí, hablo del boca a boca. Hasta que no tuvieron una gran fuente de ingresos y una “fama” considerable, no invirtieron en publicidad. Sin duda su filosofía es la de ir “pasito a pasito” y mirar por el producto antes que por los beneficios económicos. Y, hasta el día de hoy, parece que no les va nada mal.

Sin duda, ha nacido un gran competidor para las multinacionales del sector. El emprendimiento en este caso queda reconocido, sobre todo cuando se trata de jóvenes con alta cualificación que creen en sus ideas y en la forma de desarrollarlas. Pensar con creatividad y hacerlo sin corbata.

-Alejandra Cornejo Jiménez

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*